La importancia del agua en los cantantes

Vaso de Agua
Bebe agua antes y después de cantar

¿Por qué es tan importante el agua para un cantante?

En HiVocal damos máxima importancia al agua, ya que una buena hidratación es clave para mantener la flexibilidad de todos los tejidos que intervienen en la producción del sonido de un cantante. Además, el agua es el ingrediente indispensable para mantener el correcto nivel de PH de la mucosa que recubre las cuerdas vocales y que las protege de agentes externos e infecciones.

En HiVocal contamos siempre con una carta de aguas con 4 referencias seleccionadas minuciosamente por su equilibrada composición y sabor agradable.

Esta es nuestra actual selección de aguas:

SOLÁN DE CABRAS
Origen: Beteta (Cuenca, España)
Residuo seco: 260 miligramos por litro
Sodio: 5,1 miligramos/litro
Descripción comercial: Lanjarón nace en las cumbres más altas de Sierra Nevada, donde la nieve más pura llega al corazón de la montaña y recoge los minerales que tu cuerpo necesita. Un origen natural que le otorga una calidad excelente.

BEZOYA
Origen: Tres Casas (Segovia, España)
Residuo seco: 28 mg/l.
Sodio: 1,36 mg/l.
Descripción comercial: Bezoya es un agua única, de mineralización muy débil. Tiene un residuo seco muy bajo (28 mg/l) que le hace diferente de la gran mayoría de las aguas. Uno de sus principales valores es que está indicada para dietas pobres en sodio y para la preparación de alimentos infantiles. La Fundación Renal Íñigo Álvarez de Toledo, recomienda consumir agua de mineralización muy débil.

BRONCHALES
Origen:Bronchales (Teruel, España)
Residuo seco: 37 mg/l.
Sodio: 1,75 mg/l.
Descripción comercial: Agua de Bronchales es un agua muy singular por su composición mineral. Es de mineralización muy débil, con solo 35mg/l de residuo seco. Las aguas de mineralización muy débil son muy apreciadas ya que son muy raras y difíciles de hallar en la naturaleza, pues requieren unas condiciones geológicas muy especiales. Bronchales nace a 1.720 m de altitud en la Sierra de Albarracín, en un singular acuífero de cuarcitas rosas.

LANJARÓN
Origen: Sierra Nevada (Granada, España)
Residuo seco: 162 mg/l.
Sodio: 5,5 mg/l.
Descripción comercial: Su baja mineralización y su pureza hacen que sus aguas sean ideales para nuestro organismo. Desde el punto de vista hidrogeológico su ubicación es única: punto de encuentro entre el complejo de Sierra Nevada y la Alpujarra, las aguas originadas por las nieves perpetuas se filtran por las montañas en un recorrido en el que el agua va adquiriendo su especial composición. La extensa variedad de rocas y minerales que interaccionan en este lugar hace posible la sorprendente diversidad de aguas que emergen en tan corto espacio.


¿Qué es el agua? (Fuente: Wikipedia)

El agua (del latín aqua) es una sustancia cuya molécula está formada por dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno (H2O). El término agua generalmente se refiere a la sustancia en su estado líquido, aunque la misma puede hallarse en su forma sólida llamada hielo, y en su forma gaseosa denominada vapor. Es una sustancia bastante común en el universo y el sistema solar, donde se encuentra principalmente en forma de vapor o de hielo. Es esencial para la supervivencia de todas las formas conocidas de vida.

El agua cubre el 71 % de la superficie de la corteza terrestre. Se localiza principalmente en los océanos, donde se concentra el 96,5 % del agua total. A los glaciares y casquetes polares les corresponde el 1,74 %, mientras que los depósitos subterráneos (acuíferos), los permafrost y los glaciares continentales concentran el 1,72 %. El restante 0,04 % se reparte en orden decreciente entre lagos, humedad del suelo, atmósfera, embalses, ríos y seres vivos.2 El agua circula constantemente en un ciclo de evaporación o transpiración (evapotranspiración), precipitación y desplazamiento hacia el mar. Los vientos transportan en las nubes como vapor de agua desde el mar y en sentido inverso tanta agua como la que se vierte desde los ríos en los mares, en una cantidad aproximada de 45 000 km³ al año. En tierra firme, la evaporación y transpiración contribuyen con 74 000 km³ anuales, por lo que las precipitaciones totales son de 119 000 km³ cada año.